Para la Doctrina de que Todo es Mente, los sueños son la entrada a la primera región de la mente. El análisis de las regiones inconscientes, llevó a Freud a suponer que siempre tenían una connotación sexual. Según esta Doctrina, los hábitos y tendencias, no son sólo heredados de actitudes paternales, circunstancias de la infancia, etc., sino que también vienen de fuentes que provienen de existencias anteriores.

El sueño tiene un profundo significado, es mucho más que un hecho psicológico y fisiológico. Su significado profundo nos ayuda a una comprensión superior de la verdad. Una tercera parte de nuestra vida la ocupamos en el sueño. La privación de él nos conduce a la locura e incluso a la muerte. Los problemas más profundos de la mente del hombre se pueden dilucidar con un estudio profundo del dormir soñando y del estar en vigilia.

Durante el sueño todas las funciones se aquietan. Pero no mueren las energías ni movimientos del estado de vigilia. Se reparan los tejidos y el hombre empieza a relajar el control voluntario y la inteligencia crítica. A medida que se acerca el sueño los pensamientos disminuyen, la consciencia se aísla del mundo físico, todo desaparece, el hombre no ve, ni huele, ni gusta, ni oye: allí, un sueño penetra en él.

Son varios los mecanismos responsables que ponen en marcha las imágenes oníricas. Sin embargo, la facultad representativa de la consciencia soñadora es tan sensible y expansiva, que es inútil interpretar los sueños según métodos empíricos, teorías psicoanalíticas o libros estereotipados, exclusivamente.

Los sueños que pertenecen al ser instintivo del hombre, son aquellos que se vuelven burda y groseramente exagerados. Suceden cuando una experiencia física externa, es su verdadero punto de partida. Este tipo de sueño, el hombre lo comparte con animales superiores y con personas bajo el efecto de drogas.

Se deben a que en el centro sensible dentro de la capa exterior del cerebro, se produce una magnificación, que irrumpe a través de los otros centros especializados en la consciencia individual, en la forma de impresiones sensoriales de esa consciencia, es decir, de la experiencia exterior del mundo. La impresión física originaria o una perturbación física, en la mente del soñador o una persona drogada, se dramatiza y
se convierte en algo fantásticamente remoto y sin relación con su origen. Flota en la consciencia soñadora por un tiempo prolongado. Esto sucede así, porque las tendencias dramatizadoras y simbolizadoras constituyen una parte natural de la facultad imaginativa, en los estados libres del arrobamiento onírico y
de la visión mística.

En los sueños del ser instintivo, el soñador no recibe la imagen completa, sino sólo un pequeño fragmento representado por la perturbación física determinada que provocó el sueño. Como consecuencia, la facultad de producir imágenes, es libre de seguir su propio curso. Pero no es tanta la libertad, debido a que la imagen se crea sobre la base de la perturbación física que dio origen al sueño, a la que permanece relacionada confusa y remotamente.

La memoria también, en este caso, puede reproducir fragmentos de experiencias anteriores que son incorporadas. El proceso amplificador que se desarrolla en la capa más externa del cerebro, por medio de una acción puramente mecánica, se libera y despliega. Su función está parcialmente dislocada, debido a esto se pueden producir experiencias fragmentadas, sin una lógica secuencia. Así se constituye el tejido
de los sueños. Este desorden y confusión se debe a que la recepción cerebral se ha liberado parcial y temporalmente, por ésta causa, la facultad elaboradora de imágenes trabaja mecánicamente, en gran medida, por sí misma.

El sueño es desordenado, pero no exagerado, cuando el centro amplificador permanece en orden, en este caso sólo la facultad creadora de imágenes se libera. El material del sueño puede provenir de contribuciones mnemónicas y en parte de la exuberancia de la fantasía. En el primer caso, el sueño aparece con una racionalidad intermitente, y en el segundo caso, de la fantasía se obtienen otros elementos desconectados y arbitrarios.

El origen de muchos de estos sueños es la fuerza de la sugestión extraída de la memoria de experiencias
de vigilia. Los acontecimientos, emociones, pensamientos, etc. pueden rastrearse – durante las 24 horas previas a las fantasías creadoras – de impresiones pasadas que ya habían sido olvidadas, pero que se conservaban muy bien. Pueden aparecer estas fantasías muy distorsionadas, porque la influencia moderadora de las facultades superiores del intelecto, la razón, la reflexión critica y el juicio valorativo, resultan superados por la facultad libre de la elaboración de imágenes. Esto trae como consecuencia, una parcial falla en la discriminación y clasificación de las imágenes. Las facultades superiores no están anuladas del todo y ejercen un cierto control que no es uniforme.

Durante el sueño, el freno de la razón y de la voluntad se afloja, las tendencias representativas y simbolizantes se entregan a una actividad libre, se asocian mecánicamente ideas similares o imágenes opuestas que generalmente están muy débilmente ligadas. Sin embargo, por grotescos que resulten los sueños, responden en general a la experiencia de vigilia, porque responden a la necesidad de presentar sus imágenes en el espacio, sus acontecimientos en la secuencia temporal y sus personajes humanos, de acuerdo con actitudes comprensibles.

La mayoría de los sueños no reportan ningún beneficio. Un sueño se vuelve significativo, cuando la consciencia se ha replegado completamente en el centro del corazón (Chakra Anahata), se ha liberado de
la contribución cerebral y está funcionando nuevamente en completa armonía con la imagen rectora del mundo que se halla dentro de él. Su significado y valor, debe captarse intuitivamente al despertar. Un sueño puede ser alguna percepción exacta de algún acontecimiento que sucede a gran distancia en el espacio o en el tiempo. Puede ser una auténtica visión clarividente.

La intensidad de la atención nos capacita para percibir el presente como real y otros instantes como ilusorios. El tiempo es o todo real o todo ilusorio, pero no puede ser ambas cosas fragmentadas. Pero el tiempo no se puede clasificar porque es un producto mental. Para resolver un hecho predictivo, tenemos que resolver primero los misterios superiores de la mente. La sensación del tiempo es de la misma índole que el de una idea, porque la misma serie temporal que rige la vida de la vigilia no rige la vida del sueño; y puesto que la experiencia sensorial física es en esencia mental, resulta más fácil para la mayoría de las personas, por medio del sueño, que a través de estar despiertos, que la mente capte el futuro con bastante exactitud y se proyecte adelantándose a los acontecimientos físicos en los que está envuelto el cuerpo. Esto sería la explicación racional de la mayoría de los sueños proféticos.

Cuando soñamos cosas, pensamientos, personas, etc. que no podemos adscribir a percepciones previas de la experiencia, se producen imágenes de recuerdos muy vívidos y quedan en la memoria por muchos años. Estos sueños pueden ejercer una profunda influencia en alguna actitud de nuestra vida consciente.

La sensación de familiaridad frente a lugares desconocidos o personas cuyo trato no nos es habitual, puede ser el origen de un sueño de este tipo. Estos sueños, surgen de nuestro karma o son transcripciones vagas de sueños anteriores. Sus raíces se hunden profundamente en encarnaciones previas y reviven acontecimientos sucedidos entonces.

Hay sueños que son más importantes porque se originan en un plano superior de la mente, muy superior al de la parte animal de nuestro ser. La persona que durante la vigilia, no responde al llamado de su Yo Superior, podría responden más fácilmente, durante las horas de sueño. Es así, porque su voluntad egoísta está más relajada y porque se encuentra más cerca de la fuente de la consciencia. Son sueños de orden superior y espiritual los que aportan buenos frutos cuando la persona despierta.

También hay sueños en los que una persona acostumbrada a vivir en el Yo Superior se presenta a un amigo, estudiante o partidario para darle ánimo, hacerle una advertencia o guiarlo durante una época crítica, que invariablemente se presenta en forma de visión, muy clara, en los momentos previos a la muerte.

La persona que haya logrado un completo control sobre sus impresiones sensoriales en su estado de vigilia habrá conseguido igual control de sus impresiones de su estado como durmiente. Su vida onírica será ordenada, coherente y racional.

Diferencias entre sueño y vigilia.
Una de las diferencias entre el sueño y la vigilia, es que éste no es tan vívido como aquella. Esta diferencia desaparece en sueños inferiores, pesadillas o en sueños superiores de experiencia estética o espiritual. Se debe a que en la vigilia, la mente se concentra en un foco menos difuso, se vive con más intensidad la experiencia.

Hubo un personaje en la historia, en el que carecía de diferencia el estar en vigilia o soñar, : Chuang-Tzu, que no tenía claro si había soñado que era una mariposa o si era una mariposa que soñaba ser un hombre.

Un sueño se termina, en cambio la vida en vigilia se continúa día a día, las cosas físicas siguen apareciendo; cada vez que dormimos no regresamos al mismo mundo soñado. Tomamos consciencia del estado de dormir estando en vigilia, en cambio durante el sueño, ignoramos el otro estado. Se produce este olvido, porque la consciencia se ha replegado hacia dentro casi totalmente durante el sueño, desconociendo lo que queda fuera de su propia esfera, en cambio durante la vigilia, alcanza la cumbre de su propia evolución. La autoconsciencia está menos marcada en el estado de sueño.

En la consciencia podemos reconocer tres modalidades: En el estado de vigilia se expande completamente; cuando sueña, está a medio camino, dilatada a medias; cuando duerme, se contrae por completo.

La “mente” es algo más que la consciencia y tiene primacía sobre ella. La consciencia es un aspecto de la mente. Se encuentra en un estado nocturno durante el dormir profundo, en un estado crepuscular durante el dormir con sueños, en un estado de pleno resplandor durante el estado de vigilia.

Imaginar es la facultad básica del universo y mirado esto con un enfoque evolutivo, en la condición de soñar el hombre recorre la mitad del camino de regreso a su ser original, porque la facultad elaboradora de imágenes, trabaja en una condición menos restringida y plena. Por eso es natural en el sueño que fluyan fantasías

Si estamos inmersos en un sueño, consideramos estas fantasías genuinamente reales. El mundo real posee un valor superior del que tiene el mundo onírico, porque la mente tiene una función más clara y plena. Esta es la diferencia fundamental entre ambos estados de consciencia, sin embargo, los dos son construcciones mentales. El sueño señala la primera etapa de un retorno a la mente de la consciencia individual proyectada desde ella; el dormir constituye la segunda etapa.

La naturaleza capacita al hombre para desprenderse periódicamente de sus ataduras, por medio de una frecuente ruptura de su estado de vigilia y de su vida terrenal. La primera en el dormir y la segunda en la muerte.

Estas experiencias determinan en el hombre distintas intuiciones que dependen del contexto en el que viva: raza, país, época, cultura personal. Esas intuiciones son: primero reconoce vagamente un Poder Superior, después en la segunda etapa – se aclaran más sus intuiciones y se ve obligado a contemplarse en su interior y reconocer la Paz que está ligada a ese Poder; la tercera etapa es aquella en que empieza a formular ciertas preguntas que conmueven su razón, a las que finalmente les encuentra una respuesta racional. La primera etapa es la del devoto, la segunda es la del místico, la tercera es la del metafísico.

La Naturaleza, más tarde, se esfuerza por equilibrar la evolución interna del individuo, con resultados exteriores y por desplegar la segura y reiterada visión que trasciende toda visión e intuición.

El ser humano tiene que cumplir su destino espiritual y su realización individual superior sólo a través de la maduración de la consciencia, y es por medio de su contribución que puede gradualmente tomar consciencia de su Yo Superior.

Más en Ramana Maharshi
Ramana Maharshi

Su vida, su obra En una calurosa noche del 29 de diciembre de 1879, a...

Cerrar