Ramakrishna_image_cropped
La abeja revolotea zumbando
hasta tanto no se posa sobre la flor
y liba la dulzura de la miel que hay en ella.

Pero, una vez dentro de la flor,
gusta el néctar silenciosamente.

Mientras el hombre disputa
sobre doctrinas y dogmas,
demuestra que no ha probado
el néctar de la Verdad.

Una vez que lo prueba,
se torna silencioso.

Ramakrishna
Más en Reflexiones
Cántico del Amor

Cántico del Amor. El hombre en quien este canto ha despertado no ya un pensamiento,...

Vivir el Ahora

El secreto de la salud mental y corporal está en no lamentarse por el pasado,...

Cerrar