Para los musulmanes, la totalidad de lo divino está hecho del divino increado y del divino creado, dos fases de la realidad absoluta, escribe H, Corbin, Lo divino increado, la Esencia en sí, es independiente del universo y se basta a sí mismo.

Según Jámi: La Realidad de las realidades que es el Ser divino esencial, el más exaltado, es la Realidad de todas las cosas. Él es Uno en Sí Mismo y único de manera tal que la pluralidad no puede entrar en Él …

Suprime las palabras esto y aquello.La cualidad implica diferencia y hostilidad. En todo este universo lleno de belleza y perfección, no veas más que una sola sustancia y una sola Esencia.

Esta Esencia única bajo su aspecto absoluto, desnuda de todos los fenómenos, toda limitación, toda multiplicidad, es la Realidad. Por otra parte, la multiplicidad por la cual Él se manifiesta cuando se reviste de los fenómenos, muestra que Él es todo el universo creado. Es por esto que el universo es la expresión exterior y visible de la Realidad, y la Realidad es la expresión interior e invisible del universo. Antes de ser manifestado a la vista exterior, el universo era idéntico a la Realidad, y la Realidad, después de la manifestación, es idéntica al universo. Más aún, no hay en verdad más que un Ser Real, Su ocultación y Su manifestación, Su anterioridad y Su posterioridad, no son más que Sus relaciones y Sus aspectos. Él es lo Primero y lo Ultimo, lo Exterior y lo Interior. (Corán, LVII, 3).

Él es la existencia de lo que se revela y la Esencia de lo que permanece oculto.

En el hinduismo es en la Consciencia absoluta donde el Supremo Shiva encierra todos los contrastes y no excluye nada:

Esto que se nombra Consciencia no es otra cosa que la naturaleza misma del universo entero con sus modalidades de ser y no ser, se encuentra en el Sivasutravimarsini.

Claridades en el seno de la Claridad y tinieblas en el seno de la Tiniebla, claridades y tinieblas al más alto grado, yo saludo este Esplendor sin igual !, canta Abhinavagupta.

La Realidad hinduista es de una manera indescriptible languidez plena de ardor,
tinieblas intensas idénticas a la luz, vacuidad hecha de plenitud. Y, sin embargo, no hay oposición en el Uno, en el sentido que la naturaleza divina permanece idéntica en todas las cosas. Si se distinguen estados superiores e inferiores, es por la interpretación de personas imbuidas de conceptos equivocados. Carentes de la evidencia que acompaña a la visión mística, intuitiva y global, estos hombres crean arbitrariamente opuestos: puro impuro, bien mal, aun cuando el mismo poder divino y las misma Consciencia infinita se encuentra indiferentemente en lo puro y lo impuro,

Dentro de los místicos, paradojas y contrastres se funden en una Intuición global. Como lo sugiere el Maestro Eckhart: La Esencia unifica y encierra todo en sí… En este abrazo general el Todo se resuelve en el Todo, pues ahí, el Todo tiene al Todo comprendido en sí, Pero en si mismo queda algo no cerrado para sí,

Es lo que ha dicho Jilí en otros términos a propósito del Todo: Él es incognoscible, porque el conocimiento distintivo allí no funciona, cualquiera que sea su punto de vista, debido a que es imposible que Él tenga un límite, y no hay manera de conocer lo que no tiene límites. Pero Él se revela por el camino de la totalidad y de la integración.

Abhinavagupta hace también un llamado a la gran integración. Este término designa a la vez la difusión omnipenetrante de la Consciencia en el Ser y después en el universo en sus diversos aspectos, y también una Integración total cuando el universo es reintegrado a la energía divina y esta a la Consciencia incomparable.

Según Ruysbroek: Esta luz simple de la Esencia… abraza la unidad de las personas divinas tanto como la unidad de alma y de todos sus poderes, de tal manera que esta simple luz envuelve y penetra con sus rayos la tendencia natural y fundamental de unirse a Dios por simple gozo, A ella adhieren de manera fructífera los espíritus amantes, estando todos los seres suspendidos a la Esencia divina, en los abismos de la cual refluye y se reabsorbe la actividad de Dios y de todas las criaturas.

Nuestros místicos sostienen que la Esencia o la divinidad sin aspectos, simplifica reduciendo todo a la unidad. Ella no puede ser ni sujeto ni objeto de conocimiento, y, sin embargo, esta Esencia, incognoscible como tal por los seres limitados, constituye la Realidad íntima de todo conocimiento.

Para Abhinavagupta, nuestros conocimientos no son unificados sino por el Señor, ya que Él es la única Consciencia luminosa en Sí Misma.

Denys dice también: Así como la ignorancia divide a los que se han extraviado, así la presencia de la luz inteligible reúne y junta a los que Ilumina, los perfecciona, los convierte al Ser absoluto, y los aparta de la pluralidad de las conjeturas, trayendo la variedad de sus visiones – o más bien, de sus imaginaciones – a un solo conocimiento, verídico, purificado, unificado, llenándolos de una luz única y unificante.

Lilian Silburn.

Traducido y extractado por Sonla Ramírez de
Les Voies de la Mystique.-Hermès.- Paris.

Más en Misticismo
La Ciencia del Misticismo

He llamado una ciencia al estudio del misticismo; pero probablemente es más correcto decir que...

El Misticismo Judío

Provengo de una tradición mística Hasídica, y en ella uno está muy consciente del hecho...

Cerrar