Comencé mi búsqueda como un técnico, espero terminarla como ser humano
(Patrick Drouot)

Testimonio de un caso actual de progreso personal en el periplo de búsqueda, desarrollo y aumento de la sensibilidad radiestésica y del correspondiente poder que ésta confiere al ser humano.

Qué es un Zahorí?

El Diccionario de la Real Academia Española define al Zahorí como la persona a quien se atribuye la facultad de descubrir lo que está oculto, especialmente manantiales subterráneos. Lo anterior también incluye las radiaciones que son invisibles al ser humano.

Qué es la Radiestesia?

El Diccionario indicado define la Radiestesia como la “sensibilidad especial para captar ciertas radiaciones, utilizado por los zahoríes para descubrir manantiales subterráneos, venas metalíferas, etc.”

La Energía en el Cosmos y la Tierra

En el Universo todo, absolutamente todo, es energía, la cual se presenta en diversos estados de condensación. La energía constituye un estado vibratorio. Vivimos sobre un planeta envueltos en un magma de energías, de las cuales no siempre estamos conscientes.

Tanto en el Cosmos como en la Tierra – y el hombre – la energía siempre se presenta como vórtices que giran alrededor de un centro fijo o móvil. Así, es frecuente y fácil observar remolinos de viento y agua. Otro tipo de vórtice como las chimeneas cosmotelúricas, no se detectan tan fácilmente.

El entorno vibratorio del hombre

Desde siempre se ha sabido, a través del aporte de diversas culturas, que el hombre está constituido y estructurado – además del cuerpo denso visible – por otras seis envolturas sutiles invisibles, las cuales están inmersas en planos universales de idéntico nivel vibratorio, Así se tiene un cuerpo físico con sus partes densa y etérica; un cuerpo astral con sus partes afectivo-emocional y energética; un cuerpo mental con sus partes concreta y abstracta, y un cuerpo causal, denominado Atman, que constituye la parte evolutiva del hombre. Los siete cuerpos del hombre están relacionados e intercompenetrados, pese a lo cual no se interfieren, pues actúan en planos vibratorios disímiles.

Cada uno de los tres primeros cuerpos o envolturas irradia mucho más allá de sus límites espaciales cartesianos, formando en su conjunto lo que se conoce como el Aura. Este envoltorio es detectable por Radiestesia, dispositivo Kirlian, clarividencia, imposición de manos, etc.

En Radiestesla interesan las vibraciones muy débiles, aquellas que actúan a nivel celular y que se denominan energías sutiles. En el ser humano existen centros de energías sutiles (Chakras) y campos electromagnéticos sutiles (Tattwas).

El subconsciente, cuerpo de energía o doble etérico

Fundamentos o razones de índole estrictamente analítica nos presentan a la mente humana como estructurada en dos niveles mutuamente complementarios: la mente consciente o diurna y la mente inconsciente o nocturna.

El vocablo inconsciente es muy desafortunado, pues significa que no tiene consciencia. La mente inconsciente, que maneja otro plano de consciencia, también se la presenta conformada en las dos partes siguientes:

– La mente subconsciente, cercana al ser humano, y

– La mente inconsciente profunda, criptoconsciencia o inconsciente colectivo según Karl Gustav Jung.

Lo que en la cultura oriental se llama cuerpo etérico o cuerpo de energía vital, en la cultura de occidente se le identifica como el subconsciente.

La mente inconsciente y la mente subconsciente constituyen un formidable archivo o banco de conocimientos, donde se encuentra almacenada y registrada la totalidad de la información concerniente al ser humano de toda su existencia actual y anterior. Es sorprendente la cantidad, precisión y calidad de la información guardada en el subconsciente. Nada, absolutamente ningún detalle escapa a este scanner maravilloso. Se han diseñado y efectuado diversos experimentos científicos que confirman y corroboran lo indicado.

El subconsciente – de rol medular en todo trabajo Radiestésico – se encarga del concurso activo y concertado de todos los aspectos funcionales anexos al manejo energético sutil integral del nivel macro
del ser humano y, en especial, del nivel micro o celular.

Aquí, es pertinente y oportuno señalar las tres dimensiones de cada una y todas las células del cuerpo humano:

-Primero, la dimensión multiforme, asociada con la apariencia o geometría de la célula;

-segundo, la dimensión densa, asociada con las materias que intervienen en la célula;

-tercero, la dimensión sutil, asociada con la sinergia energética sutil de la célula y, en especial, con la polaridad, la cual indica el estado de salud o enfermedad de la célula.

Los métodos de consulta Radiestésica permiten acceder a la información contenida en el subconsciente. El subconsciente tiene su propio nivel de consciencia, es sugestionable y, lo que es muy importante, no miente… Y es por esta razón que la Radiestesia siempre funciona de manera acertada, a no ser que ocurra un error o equivocación a nivel de operador.

Las radiaciones nocivas

Jacques La Maya define las radiaciones nocivas como fuentes de influencias malignas o perjudiciales, tanto biológicas como psíquicas, imperceptibles para los sentidos ordinarios, cuyo efecto sobre la salud, la vitalidad, el comportamiento, el humor, la suerte y el destino de los humanos es tan evidente como misterioso.

Tipos de Radiestesia existentes

Desde un punto de vista muy general, la Radiestesia se puede agrupar en dos grandes categorías:

Radiestesia de detección, y
Radiestesia de sanación.

Ahora bien, si se aumenta el grado de especificidad, estas dos grandes categorías se pueden subdividir, a su vez, en varias corrientes; entre otras, las que se señala a continuación:

-Radiestesia física: detección y moderación

-Radiestesia mental: detección y sanación

-Radiestesia cabalística: detección y sanación

-Radiestesia hebrea: detección y sanación

-Radiestesia de emisión, de ondas de forma, o Formología: detección y
moderación.

Funcionamiento de la Radiestesia.

La Radiestesia es un trabajo de mucha concentración, el método de consulta se aplica al subconsciente y
el instrumento radiestésico, sea péndulo, varilla u otro, es simplemente un elemento que indica estados finitos discretos biestables.

Prácticamente todo el mundo posee una determinada sensibilidad radiestésica, la cual es perfectamente medible. Dicha sensibilidad debe aprenderse a percibirla o detectarla y, eventualmente, a aumentarla a través de un trabajo diario sostenido en el tiempo, que puede ser de varios años.

Básicamente, el péndulo puede indicar – de acuerdo a su particular reacción con un operador dado – tres posibles respuestas convencionales: sí, no y no respuesta. En virtud de esta situación, la Radiestesia se transforma “en el arte de consultar o acceder al subconsciente”. Esto, que parece muy fácil, no lo es. Cualquier radiestesista podrá dar fe de lo anterior.

Medición del nivel energético

El nivel energético o intensidad de las radiaciones cósmicas, telúricas, cosmotelúricas y aquellas emitidas por artefactos, cosas, animales, plantas y seres humanos, puede ser detectado mediante métodos radiestésicos. Actualmente, se dispone de toda una parafernalia de esquemas, gráficos y escalas – todos convencionales – para el fin indicado, siendo el más difundido y usado el biómetro de Alfred Bovis.

Este emplea una escala de 0 a 10.000 unidades, El punto neutro para el ser humano corresponde, aproximadamente, a 6.500 unidades. Sobre esta cifra, la vibración es benéfica para el ser humano, los animales y las plantas, mientras que bajo ésta, se presenta la enfermedad.

Si bien el biómetro indicado ha mostrado ser muy útil en la práctica, necesidades adicionales para detectar niveles vibratorios etéricos y espirituales, obligaron a modificar dicha escala. De esta situación se encargó Blanche Merz, quien, en forma brillante, conceptuó una ampliación de 10.000 a 20.000 unidades.

Es así que, en el rango de 11,000 a 13.500 se mide intensidades de vibración etérica. En el de los 14.000 a 18.000 se mide intensidades de lugares-cumbre en vibratoria espiritual, constituyendo una excepción importantísima lo que ocurre en la Catedral de Santiago de Compostela, en España, donde se sobrepasa las 19.000 unidades.
Los principales hallazgos de mi búsqueda

ElCaminoDelZahoriEl recorrido que he desarrollado durante mi búsqueda en diversos países, me ha permitido conocer aspectos esenciales de algunas de las manifestaciones de la vida en general y de la mía propia, en particular. He aprendido a manejar una gran cantidad de temas fascinantes de tipo práctico y teórico y me ha puesto en contacto con seres humanos maravillosos que han enriquecido la calidad de mi vida.

Si se me permite expresar una síntesis de los principales resultados logrados en el curso de mi búsqueda, podría señalar los siguientes:

l.- Conocer los aspectos generales de la Radiestesia – cuyos orígenes se remontan a más del 4.500 a. C.- en sus variantes física, mental, abstracta, hebrea, cabalística y formológica, pudiendo captar su tipología y el importantísimo concepto de polaridad.

También he podido acceder a algunos aspectos poco conocidos sobre la historia de la Radiestesia en Chile. En la primera expedición de don Pedro de Valdivia por los desiertos de nuestro país, encontró en su camino una sucesión de pozos de agua que permitieron abastecer a grupos de veinte personas. Estos pozos fueron construidos por los incas, quienes ya conocían la Radiestesia, incluso aún existe un péndulo de origen incaico. Doña Inés de Suarez aplicó técnicas radiestésicas en la búsqueda de aguas subterráneas y de yacimientos de oro y plata. Durante la conquista española se produjeron actos de vandalismo relacionados con estas búsquedas, ya que fueron movidos de su lugar ídolos y piedras sagradas, lo que desestabilizó las líneas-ley (líneas de energía planetaria) que los pueblos aborígenes habían preservado, como procura hacerlo en nuestros días el pueblo mapuche.

2.- Tomar conocimiento y aprender a utilizar técnicas básicas de indagación o prospección radiestésica – mediante instrumentos y gráficos radiestésicos – a fin de poder aplicarlas en la detección en áreas de interés: calidad de vida y salud, búsqueda de agua subterránea, análisis y desarrollo energético o espiritual (bloqueos pránicos y otros). dietética, prospección de casas y camas enfermas o que matan, etc.

3.- Conocer los fundamentos de las ondas de forma y su relación con la detección de radiaciones nocivas para el ser humano. Con fines de sanación, tuve la oportunidad de apreciar la importancia de los colores radiestésicos y su aplicación en este ámbito. Hay que destacar que ellos no tienen una connotación cromática, como podría suponerse.

En este mismo tópico, quiero referirme a la Radiestesia cabalística. Con ella puede detectarse en forma segura, cómoda y rápida, ondas de forma, radiaciones nocivas, maleficios, etc. Las palabras cabalísticas escritas en el alfabeto hebreo antiguo emiten una onda de forma definida que se amplifica y manifiesta, entrando en resonancia cuando está en presencia de una emisión homóloga.

También la Radiónica tiene que ver con la emisión de ondas de forma. En este sentido es oportuno citar una publicación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) Traditional Medicine and Health Core Coverage (1983), pág. 168/69, donde se formulan consideraciones serias y responsables sobre la Radiestesia y la Radiónica. Estas técnicas permiten manejar, aumentar y utilizar el poder conferido al operador en aras de una mejor calidad de vida propia y ajena.

Llegué a la conclusión que esta ciencia mejora de manera incuestionable las condiciones de calidad de vida de los seres vivos, lo que se alcanza mediante diagnósticos precoces que deben valorarse como señales
de alerta temprana. Ellos, en ningún caso, anulan o reemplazan la participación responsable y activa de los profesionales de la medicina.

4.- Me interesé especialmente por las características propias de los lugares sagrados existentes en el planeta. Esto me llevó al escrutinio y a la razón de ser de los secretos asociados con los emplazamientos de los lugares mágicos o sagrados, con el misterio de las energías telúricas y, muy en particular, con la Geobiología, ciencia emergente.

5.- Es sorprendente enterarse que la gran mayoría de los países europeos tienen legislaciones que exigen la certificación radiestésica como rutina previa a la autorización de construcciones de viviendas, edificios
y otros. En la República de Croacia hay un organismo oficial encargado de la Radiestesia.

Esto me motivó para relacionarme con diversos esfuerzos nacionales asociados con la Radiestesia. En noviembre de 1996 me fue dado participar como conferencista en la Primera Convención Chilena de Radiestesia efectuada en Santiago de Chile, donde tuve la oportunidad de exponer como tema los lugares sagrados y las ondas de forma. Muy recientemente me veo involucrado con los señores Carlos Torres G., Edo Bezic, José María Reyes, Antonio Cordero, Manuel Rojas, y otros, en la organización de la Sociedad Radiestésica de Chile.