Recientemente asistí a un importante encuentro en Moscú, donde se efectuaba un congreso llamado Foro Mundial de Parlamentarios y Líderes Espirituales para la Sobrevivencia Humana. El tema principal fue nuestra relación con el mundo, cómo lo estábamos destruyendo, y cómo nosotros, los seres humanos podríamos sobrevivir. La clave de este encuentro fue, obviamente, la ecología, que es la rama de la biología que trata de la relación de los seres vivientes y el medio ambiente.

Cuál es la relación con nuestro ambiente? Esta es una materia que las enseñanzas de Buda exponen muy claramente. En los tiempos de Buda no había la misma clase de problemas con la contaminación del aire, del agua y de la tierra. Por eso Buda no nos habló específicamente de esas clases de contaminación. El nos enseñó un tipo de ecología más básica y más comprensible.

Esta enseñanza es tan fundamental que no solamente es la ecología biológica una natural consecuencia de esta enseñanza, sino del mismo modo es ecología ética, ecología espiritual, y finalmente, a través de la enseñanza de los Patriarcas, la ecología de momento a momento: situación correcta, relación correcta, función correcta. Si nosotros entendemos este camino correctamente, entonces podremos entender todas las relaciones, incluyendo nuestra relación con el medio ambiente, lo que significa no sólo la tierra, el agua, el aire, el cielo, los árboles, las plantas y los animales, sino también cualquier otro ser humano.

Desde el punto de vista de las enseñanzas de Buda, un foro para la supervivencia humana es un error. Esta meta ya separa a los seres humanos del resto del mundo. No es suficiente amar este mundo para que los seres humanos puedan sobrevivir. Eso no es verdadero amor, porque el amor verdadero es incondicional. De hecho, en este foro varios expositores hablaron de amor. Entonces, qué es amor? Alcanzar el verdadero amor es llegar a ser ecológicamente correcto en nuestra relación con el medio ambiente.

Hay una rama de la ciencia que es relativamente nueva. Es el estudio del caos. Mientras que para nosotros la palabra caos implica un estado de total confusión, para los científicos ella tiene un significado muy específico que implica una ecuación con un número de posibles soluciones en cualquier momento. Las ecuaciones describen turbulencias, fenómenos meteorológicos, o aun, las variaciones en las existencias de mercaderías en un rubro comercial dado, como ejemplo de situaciones caóticas.

Lo más interesante es que los científicos han encontrado que en cualquier clase de sistema caótico hay algún orden. También han encontrado que en muchos sistemas de quienes hasta ahora se pensó que eran muy ordenados y predecibles, aparecen algunas conductas caóticas a lo largo del tiempo. Esto no es muy sorprendente para los seguidores de los sabios del Oriente.

La bandera de Corea es un buen ejemplo de esto. Es básicamente un símbolo del yin y del yang. El sector del yang tiene un pequeño trozo del color del yin y, a su vez, el sector del yin tiene un pequeño trozo del color del yang. El yin da nacimiento al yang, el yang da nacimiento al yin. El caos da nacimiento al orden, y viceversa. Esta es la causa de por qué nosotros vivimos en un mundo de opuestos. Si tú eliminas un opuesto, el otro no puede existir. Si eliminas al hombre en su masculinidad, el mundo femenino llega a no tener sentido. Si eliminas la oscuridad, no podría haber luz. Si eliminas la ignorancia, no podría existir la iluminación.

En este mundo de opuestos, cómo encontrar nuestra situación correcta, relación correcta y función correcta? Comprender este mundo de opuestos es respetar a toda la naturaleza. Es una locura tener aversión a la noche, porque sin ella no existiría el día. Respetar la naturaleza es renunciar a la noción de propiedad de ella, de propiedad de este mundo. No tratar este mundo como mi mundo es darse cuenta de que pertenece a todo lo viviente.

Nuestra tarea entonces llega a ser más clara. Nuestra vida no proviene solamente de nuestros padres. La tierra, el aire, el agua, el sol y la luna, todos mantienen nuestra vida; de hecho, ellos nos dan vida. Todos son nuestros padres. Así como tenemos una obligación con ellos, la debemos extender al mundo entero. Esa es la enseñanza de Buda. Esa es nuestra verdadera enseñanza de la naturaleza. En otras palabras, lo medular no es tanto la polución del medio ambiente, sino la contaminación de nuestra mente.

Buda enseñó algo muy simple. Él enseñó cómo tratar con la ira, la codicia y la ignorancia. Tres grandes contaminantes. Si nosotros somos capaces de eliminar esta contaminación, entonces las otras clases de contaminación también desaparecerían. Si no la eliminamos, es imposible lograr una verdadera armonía con la naturaleza. Sin armonía con ella es imposible evitar el daño al medio ambiente.

Algo que uno aprende en sus clases de Ciencias de la enseñanza básica es lo que pasa si conectamos dos depósitos, uno lleno de agua caliente y el otro lleno de agua fría. Cuando los depósitos se conectan y el agua puede mezclarse libremente, muy pronto, aún sin agitarlos, la temperatura llega a ser uniforme. El que estaba caliente se enfría, y el que estaba frío se calienta. El agua caliente tiene más energía térmica. Esta energía busca un nivel donde balancearse, intenta un tipo de equilibrio.

Observamos esto en cualquier parte de la naturaleza. En el Foro algunos dijeron que el mundo está desbalanceado. Pero el mundo está siempre equilibrado. Todos los problemas del medio ambiente tienen como resultado hambre, enfermedad, muerte. Esto es correcto. Es parte de la ecuación equilibrada. Es la energía negativa de los seres humanos dispersándose a través de nuestro mundo. Eso es también enseñanza del Buda. Él nos enseñó el equilibrio. Cómo lograr un correcto equilibrio en nuestra vida, en nuestra mente, en las relaciones con nuestra familia, nuestros amigos, con el mundo entero incluidos animales, árboles, aire.

En el Foro, la gente habló de varios problemas ambientales y sugirió algunas soluciones. Se habló acerca de las enseñanzas del Karma. En este mundo cada resultado viene de una causa. Entonces, cualquier enfermedad tiene una causa en su origen. Es muy importante modificar la causa original así cualquier desdicha, cualquier karma, puede cambiarse. Para lograr esto, es necesario que todos nosotros acallemos nuestras opiniones, nuestro entendimiento, nuestro yo, mío, mi. Se pidió a cada uno mantener la mente despejada. Esto significa que cualquiera puede obtener energía del Dharma. Entonces esta energía puede dispersarse a través de todo el mundo.

Esta enseñanza es muy simple y muy clara. Pero los que practican saben que por muy simple que sea, no siempre es fácil llevarla a cabo. Este es uno de los grandes desagrados de los alumnos Zen, al juzgar su propia práctica y cuestionar su propia capacidad para hacer los esfuerzos requeridos.

Algunas veces aparecen grandes impedimentos en nuestras vidas, en nuestra práctica, y esto nos induce a abandonarnos a nuestras propias dudas y a paralizarnos. Los problemas ecológicos a los que nos enfrentamos parecen abrumadores. La contaminación mental, para aquellos que intentan una práctica, es a menudo más abrumadora aún. Cómo podemos siquiera empezar a ayudar a este mundo? Una de las enseñanzas más importantes que he recibido es que hay dos clases de mente. Hay una mente que dice yo puedo y otra que dice yo no puedo. Si uno piensa no puedo, entonces uno no puede. Si alguien piensa yo puedo, entonces aquello se hace posible. Lo mejor de todo, por supuesto, es no pensar nada, sino realmente hacerlo. En cada momento de nuestra vida el Buda continúa dándonos un gran regalo, su Dharma. La mejor forma en que podemos retribuirle como agradecimiento es aplicar esta enseñanza en nuestras vidas. Significa haz el correcto equilibrio; haz la correcta armonía; haz el verdadero amor; haz momento a momento la situación correcta, la relación correcta, la función correcta. Entonces nuestra vida ya no es nuestra, sino que pertenece al total del universo. Verán que una vida ecológicamente correcta no es nada especial. Es simplemente la función correcta de nuestra verdadera naturaleza. Esto es en verdad el gran camino personal. podemos lograrlo ahora?

Jacob Perl

Traducido y extractado por Patricia Zárraga de
Perl, Jacob.- Ecology of Mind.

Más en Ecología
Imágenes de Ecología

Al hablar de Budismo y ecología tal vez podríamos usar el término "percepción ecológica". Es...

El Vínculo Sagrado con la Tierra

Mientras el suelo era la madre sagrada, el seno de la vida de la naturaleza...

Cerrar