delmitoalarealidad Desde la pequeña altura de sus pocos años, los niños nos ven como gigantes. Ellos evolucionan al interior de un universo donde los objetos, la relación entre la gente, la presencia de los elementos de la naturaleza, tienen una resonancia mágica, pues su consciencia permanece por un largo tiempo totalmente subjetiva. Viven su relación con los otros y al interior del círculo familiar, de manera muy diferente a la de los adultos. Antes de la pubertad, ellos no identifican sus emociones: las viven. El placer y el dolor (físico y psíquico) son fuertemente experimentados e imaginados. Las situaciones conflictivas los colocan en el acto en un estado de inseguridad y, en forma innata, ellos separan los aspectos benéficos y los amenazantes que se presentan en su entorno.

Los cuentos les permiten recuperar la confianza en ellos mismos, identificándose con el héroe, y así aprenden a resolver las situaciones psicológicas del drama familiar. Pulgarcito es más astuto que el ogro, los gigantes pueden ser engañados por héroes infantiles. La Cenicienta, la desamparada, la maltratada, sabrá desbaratar las maldades de sus hermanastras, aliándose con todos los animalitos de la casa. Ella encontrará la confianza en sí misma dentro de su mundo interior, y finalmente, será mágicamente ayudada, irá al baile, llegará a ser princesa.

Mientras el fantasma de la malvada madrastra permita dejar intacta la imagen de la madre fundamentalmente buena, el cuento de hadas ayuda al niño a no sentirse aniquilado cuando él ve en su madre algún rasgo maligno. En un cuento de hadas, un espíritu benevolente puede anular en un segundo todos los malos actos de un genio malévolo. En el hada madrina, las cualidades positivas de la madre están tan exageradas como lo están las malas en la hechicera. Es de esta manera que el niño interpreta el mundo: todo paraíso o todo infierno. Los cuentos, con su héroe embarcado en aventuras fabulosas, responden exactamente a la manera en que el niño concibe y experimenta el mundo, en forma primitiva, animista. Para él todo es vida, todo está viviente.

Confrontado a la edad de tres años al problema de su identidad personal, el niño busca en todos los elementos que se le presentan una respuesta a: quien soy?. qué tengo que hacer? Estos elementos, por estar dotados de una vida propia, pueden aportarle respuestas, aun si, inconscientemente, él proyecta sobre ellas sus reflexiones y sus propias respuestas. Los diálogos de una niña con sus muñecas, o de un niño con sus animales de peluche, muestran que el juego forma parte de los interrogantes del niño sobre la vida. En todos los juegos, por lo tanto, las relaciones entre los participantes testimonian con fuerza las angustias, las dotes, y la capacidad de cada cual para evolucionar en la sociedad infantil.

La necesidad de potencias tutelares es muy grande en el niño; necesidad que él proyecta sobre verdaderos fetiches, que pueden tomar todas las formas imaginables: un árbol, un juguete favorito, un animalito regalón, un ser inmaterial. Ellos son sus confidentes y guías. Su alma primitiva puebla el mundo de genios buenos y malos, y es preciso que sea así. Los niños que no han tenido esa cuota de lo maravilloso en el interior de ellos mismos, se revelarán como personalidades mucho menos ricas y disponibles a los demás en la edad adulta, El mundo fantástico, mágico, no oculta, de manera alguna, la realidad, de la cual todos los niños son conscientes; a menos que una situación conflictiva permanente no los empuje hacia una vida psicótica, enteramente soñada. Todos los niños saben que los animales hablan, que las plantas sienten. Sin embargo, la ciencia de los adultos ha demorado mucho tiempo, primero, en admitir este hecho, después en estudiarlo.

La relación de un niño con el mundo es una relación de cuerpo a cuerpo. En él la magia del cuerpo encuentra su más bella expresión. Hay que ver cómo los niños juegan disfrazándose, maquillándose, haciendo muecas, danzas, piruetas, acrobacias, coloquios. Después se recogen, observan, comparten secretos con aquellos que aman, se cuentan historias, las escuchan, las leen,

Hay que verlos cómo se esfuerzan, se dominan, caen en un ataque de ira o en una crisis de frenesí. En cada gesto, su cuerpo entero se encuentra involucrado en una acción total. De la misma manera, el héroe de los cuentos de hadas posee un cuerpo capaz de efectuar hazañas maravillosas. Identificándose con él, el niño puede compensar por la imaginación y por la identificación todas la imperfecciones reales o imaginarias de su propio cuerpo. Puede imaginarse que, como el héroe, se eleva hasta el cielo, desafía a los gigantes, cambia de apariencia, llega a ser el más poderoso, el más bello de los seres humanos. En resumen, su cuerpo puede ser o hacer todo lo que él desee. Una vez que sus deseos más grandiosos hayan sido así satisfechos por la imaginación, el niño se sentirá más conforme con su cuerpo tal como es en la realidad. Se puede, además, decir que el cuento de hadas promueve esta aceptación de la realidad . En efecto, después de haber experimentado en su cuerpo maravillosas transfiguraciones a lo largo de la historia, después de que la lucha ha terminado, el héroe vuelve a ser un simple mortal…

Tenemos aquí algunas diferencias con lo que pasa en el mito, donde el héroe guarda para siempre sus características de superhombre. En cambio en el cuento, al final de la historia, cuando se siente seguro en su cuerpo, en su vida y en su posición socia), el héroe se siente dichoso de ser el que es, es decir, un ser humano como todos los otros.

Evelyn de Smedt.

Traducido y extractado por Luisa Riquelme de
Question de
Editions Ritz
Paris

Más información.
Jung. C. G.- Simbología del Espíritu.-Fondo de Cultura Económica.
Von Franz, M. Luisa.- Símbolos de Redención en los Cuentos de Hadas.-Luciérnaga.

Más en Mitología y Simbolismo
Las Catedrales Góticas

Bastante tinta se ha derramado en torno a las tan magníficas como misteriosas catedrales góticas....

La Geometría Sagrada

1.- Por que una Geometría Sagrada? Esta pregunta puede parecer muy apropiada en un ámbito...

Cerrar