Bendita seas tú, áspera Materia, gleba estéril,dura roca, tú que no cedes más que a la violencia y nos obligas a trabajar si queremos comer.
Bendita seas, peligrosa Materia, mar violenta, indomable pasión, tú que nos devoras si no te encadenamos.
Bendita seas, poderosa Materia, evolución irresistible, realidad siempre naciente, tú que haciendo estallar en cada momento nuestros encuadres, nos obligas a buscar cada vez más lejos de la Verdad.
Bendita seas, universal Materia, duración sin límites, éter sin orillas, triple abismo de las estrellas, de los átomos y de las generaciones, tú que desbordando y disolviendo nuestras estrechas medidas nos revelas las dimensiones de Dios.

Pierre Teilhard de Chardin
Más en Reflexiones
Al estudiar el Zen

  Antes que un hombre estudie el Zen, las montañas son para él montañas, y...

El Tao que no puede ser nombrado

Cuando buscas conocerlo, no puedes verlo. No puedes cogerlo, pero tampoco puedes perderlo. Al no...

Cerrar