La gente está dispuesta a ir a la guerra e incluso renunciar a su vida por una causa, pero no puede renunciar a las causas de su sufrimiento.


Una vez abierto nuestro corazón, toda la existencia aparece naturalmente bella y armoniosa.

Las enseñanzas fundamentales de la senda espiritual se originan en nuestro corazón. Cuando éste se convierte en nuestro maestro y nos inspira seguridad, la energía espiritual fluye por el centro del corazón (el chakra Anahata) y tiene propiedades curativas. Entonces, otros placeres y sensaciones parecen simples destellos. De modo que es importante mantener la comunicación con nuestro corazón y escuchar el silencio de nuestro interior.

A menudo, sin embargo, nuestro estudio o meditación apenas roza nuestros pensamientos y sentimientos. No nos aceptamos como lo que somos, sino que pasamos la vida soñando e intentando encontrar placeres externos. Estas fantasías nos hipnotizan y nos impiden experimentar nuestros sentimientos más íntimos, que después son ocultados por velos de decepción creados por nuestras expectativas frustradas. El fantasear abre una distancia entre la mente y el cuerpo.

La vida parece bastante vacía cuando el corazón está cerrado. Podemos leer libros, pedir consejo a amigos o buscar refugio en objetos materiales, y de todos modos sentirnos insatisfechos. Las diversiones ya no nos dan mucha satisfacción, y no hay cosa bella que por algún motivo no nos decepcione; el amor es escurridizo, y nada parece ser muy significativo ni valer mucho la pena. Simplemente nos enredamos en nuestros problemas, y buscamos algún método o técnica que alivie la tensión y presión de nuestra inseguridad y miedo. A la larga puede ser que sólo lloremos en secreto.

En el océano hay rocas que han estado cubiertas de agua durante miles de años y sin embargo permanecen secas por dentro. Análogamente, podemos tratar de comprendernos a nosotros mismos enfrascándonos en diversas ideas y filosofías, pero si nuestros corazones están cerrados y fríos, el verdadero significado no produce cambio alguno en nosotros. No importa dónde estemos ni qué hagamos, si no somos abiertos, nadie, ni siquiera el más extraordinario de los maestros, logrará acercarse.

Aunque somos adultos, llevamos un niño dentro. Ese niño quiere crecer, bailar, madurar, pero carece de la alimentación adecuada. Sólo sabe buscar satisfacción por medio de exigencias. Detrás de cada acción se halla el ego dirigiendo, manipulando, apropiando.

Ocasionalmente experimentamos un alivio de nuestro descontento, pero los recuerdos pronto crean nuevas expectativas. Tratamos de repetir nuestras experiencias pasadas, y buscamos nuevas maneras de complacer o ser complacidos, de satisfacer o ser satisfechos; gran parte del tiempo, sin embargo, la vida sigue pareciendo frustrante y desprovista de toda esperanza. Aunque todos deseamos la felicidad, pocos la alcanzamos debido al ciclo aparentemente interminable de expectativas y decepciones. No obstante, este ciclo puede terminar. Si logramos renunciar a nuestros apegos, es posible crecer espiritualmente y encontrar un goce genuino. Las abejas se alimentan del néctar de las flores, mas no se aferran a los capullos.

Hay, entonces, un modo de obrar, uno que no involucra al ego. Podemos simplemente existir; olvidarnos del ego arrojarlo lejos – y relajarnos por completo. No debemos pensar en mí ni en ti ni en lo que ganamos o perdemos; podemos simplemente intensificar nuestras sensaciones y relajarnos, así como aumentar la alegría. Podemos continuar desarrollando nuestra consciencia, libres del ego, libres de expectativas, prejuicios o asociaciones. Cuando hacemos esto, comenzamos a crecer.

Una vez que reconocemos que nuestras expectativas sólo llevan a la decepción y a la frustración, nos abrimos a nuestras experiencias. Podemos encontrar satisfacción en cualquier situación: una simple caminata puede darnos más placer que cualquier otra diversión. Pero hasta que abramos nuestro corazón, hay poca inspiración que nos anime a seguir, pues estamos constantemente socavándonos. Finalmente nadie puede ayudarnos mucho a menos que demos el primer paso, nos escuchemos a nosotros mismos y nos demos ánimo y confianza refugiándonos en nuestro corazón.

Empieza por escuchar tu corazón, tus sentimientos y pensamientos. Presta atención a todo lo que ocurre en tu interior. Al principio es posible que tiendas a juzgarlo todo, y que rechaces tu experiencia inmediata a causa de un profundo resentimiento contigo mismo o con los demás. O tal vez te sientas apagado y frío; tu corazón puede estar cerrado y es posible que te cueste sentir algo. Pero poco a poco y con mucha destreza, escucha tus sentimientos. Es importante. Escucha tu corazón escucha literalmente el latir de tu corazón – Por lo general ni siquiera nos percatamos de lo rápido o despacio que late éste. En vez de distraerte con pensamientos y conceptos, escucha tu voz interior y empezarás a sentirte más alegre y relajado.

Al escuchar con atención, a veces puedes incluso oír un sonido dentro del silencio. No es el sonido fugaz que a veces se oye cuando el cuerpo pasa por el proceso natural de liberar tensión, sino que es el sonido de tus pensamientos. Cuando tus sentidos están muy atenuados y tú estás relajado y concentrado, es posible oír distintos tonos. A veces se oye un tono agudo o una voz grave. De hecho, hay diez tonos diferentes, cada uno de los cuales tiene una vibración específica. Para experimentarlos, primero debes desarrollar tu concentración y percepción consciente hasta que estés totalmente receptivo.

Es importante no esforzarse por lograr ninguna experiencia determinada, de modo que relájate sin distraerte ni perder el estado de consciencia. Tras un prolongado período de meditación, es posible que oigas una música bella y suave en tu cuerpo: una especie de música silenciosa entre los pensamientos. Por medio de la meditación y de tu propia sensibilidad puedes entrar en contacto con esta silenciosa música.

Antes de poder escuchar al Yo Superior que llevamos dentro, debemos aprender a aceptarnos y a amarnos. Con el tiempo el chakra del corazón se abre de manera natural y esto es el comienzo de la senda de la apertura, la compasión y el compromiso. Cuando se abren los diversos chakras descubrimos ciertos indicios o energías mentales y físicas que influyen tanto en las emociones como en el sistema nervioso. Podemos sentir cuán abierto está el corazón y lo bien que nos comunicamos con éste.

Si nuestro corazón es receptivo, toda la existencia aparece naturalmente bella y armoniosa. Esto no es otra fantasía: es realmente posible ver o sentirse así, y ésta es la esencia de las enseñanzas espirituales. El corazón nos revela todo el conocimiento. Por qué el corazón y no la mente? Porque nuestra cabeza está gobernada por el ego y nuestro corazón es mucho más libre.

Cuando nuestro corazón está abierto, ningún problema es demasiado grande. Aunque perdamos nuestros bienes y nuestros amigos y nos quedemos solos, sin nadie que nos apoye o guíe, encontraremos sustento en nuestros más profundos sentimientos, en nuestro silencio interior. Utilizando nuestros recursos interiores podemos habérnoslas más fácilmente con las situaciones emocionales e intelectuales porque ya no estamos involucrados en el drama que nos rodea. Aunque tengamos que enfrentarnos con la muerte, permaneceremos apacibles y equilibrados.

De modo que debemos alentar nuestros sentimientos cálidos y positivos. Esta calidez no es una emoción superficial o sentimental del tipo que lleva al desequilibrio y a menudo crea pánico en lugar de calma. Es un genuino estado de apertura que sentimos como una profunda calidez en el chakra del corazón, que es nuestro santuario interior.

Es allí donde nuestra naturaleza alcanza la plenitud. Una vez que se abre el chakra del corazón, todos los bloqueos se disuelven; nuestro cuerpo se impregna de inspiración y todo nuestro ser cobra vida. A veces se alude a esta inspiración como la esencia de la energía humana o la esencia de la verdad. Sin importar su nombre, a menos que permitamos que nos refresque, nuestro cuerpo puede mantenerse activo pero nuestro corazón permanecerá cerrado.

Cuando somos capaces de integrar el corazón a la mente y la intuición a nuestras acciones, encontramos significación genuina. Nuestras dificultades y problemas emocionales disminuyen automáticamente y descubrimos la inspiración, la facultad de percibir la naturaleza de las cosas, la motivación y la fuerza. Llegamos a ser capaces de mantener nuestra motivación y la seguridad en nosotros mismos. Es importante que examinemos lo que ocurre en nuestro corazón; es ésta la base para experimentar la verdad de nuestra vida.


Representación vibracional del chakra Anahata
 

Despertar la compasión
Como el sol que emite incontables rayos, la compasión es la fuente del crecimiento interior y la positividad.

Poco después de nacer nos familiarizamos con nuestro propio sufrimiento. Sin embargo, después de muchos años, seguimos sin percatarnos de los sufrimientos de los demás. Y nuestra capacidad de comunicarnos, incluso con los que están más cerca de nosotros, es limitada. Nos resulta difícil comprenderlos, y a menudo no nos entienden. Hay cientos, o hasta miles de personas con las que compartimos tantos problemas humanos fundamentales, y no mostramos mucho interés los unos por los otros.

Muchos buscamos la manera de comprendernos y satisfacernos a nosotros mismos y a los demás. Aunque, por lo general, lo que encontramos no es más que un cúmulo de información: conceptos y teorías que poco tienen que ver con los asuntos del desarrollo y conocimiento humano, estudiamos ese tipo de información y creemos haber descubierto el verdadero conocimiento. Si lo que aprendemos nos ayuda a crecer espiritualmente, esto puede ser verdad, pero si no es así, año tras año nos hallaremos en la misma situación, malgastando nuestro tiempo en la acumulación de información de poco provecho. Por lo tanto, es importante que observemos atentamente nuestra vida, y que aprendamos a beneficiarnos del conocimiento y la comprensión que moran en nosotros.

Si nos examinamos honestamente qué vemos? Superficialmente, nuestra vida puede parecer tranquila, y aún así puede que no nos sintamos satisfechos. Aunque sonreímos y actuamos como si nada nos molestara, podemos estar sufriendo, sin que nadie nos ayude. Queriendo proteger nuestra situación o imagen, perpetuamos nuestro aislamiento y creamos un caparazón, un mundo privado en el que nadie más tiene permiso para entrar en éste experimentamos alegría, así como nuestros fracasos y frustraciones en éste podemos cometer errores sin que nadie se entere. Allí ocultamos nuestros resentimientos y pensamientos intolerantes olvidando que actitudes de esa índole son nocivas y que sólo provocarán más frustración.

De modo que, por una parte, creemos necesitar relaciones con otros que nos proporcionen alegría y amistad, pero además levantamos un muro para protegernos de enredos y conflictos. Rara vez nos interesamos o confiamos unos en otros. Quizás de jóvenes intentamos ser más abiertos mostrando nuestros sentimientos, pero fuimos lastimados y nos bloqueamos. Nuestro ego era muy vulnerable y nuestro interés por los demás no era muy profundo, de modo que nos aislamos. Incluso ahora, es posible que tengamos amigos íntimos y una familia a la que apreciamos, pero siendo honestos sabemos cuán solos nos sentimos. Casi nunca mostramos nuestro interior a nadie; cuando nos interesamos en alguien, a menudo el interés proviene de un sentido del deber o por conveniencia.

Cualquiera que sea nuestra pretensión, podemos aprender a interesarnos en esta persona asustada y solitaria que tal vez seamos. Interesarnos en nosotros mismos es una extraordinaria fuente de protección contra el sufrimiento y la frustración. La confianza en nosotros mismos nos ayuda a aplicar la inteligencia y el conocimiento para alcanzar un estado de mayor armonía. Por medio del desarrollo personal establecemos una amistad con nosotros mismos y se origina la compasión. Cuando empezamos a tener seguridad en nuestra persona nos mostramos verdaderamente bondadosos con nosotros mismos y con los demás.

Cuidarnos no es simplemente otro acto egoísta con etiqueta espiritual. Podemos proporcionarnos afecto y sustento sin estar motivados por el amor propio, porque tratar de obtener satisfacción es muy diferente de aprender a querernos. Sin compasión, los pensamientos y acciones se basan en el deseo de una gratificación egoísta. Pero la compasión verdadera, que es el antídoto del ego, se origina en una actitud humilde y valiente, de franqueza y generosidad.

La compasión es un puente, el fundamento espiritual de la paz y el equilibrio. El ego es un obstáculo; con apegos, habilidad e ingenio nos gobierna. El ego nos ha programado física y mentalmente de tal manera que sólo la compasión puede interrumpir su dominio sobre nosotros y permitirnos desarrollar todo nuestro potencial como seres humanos. Una vez que experimentamos profundamente el sufrimiento y la soledad podemos imaginar cuántos seres en el mundo experimentan emociones de este tipo. Vemos que las condiciones que dan origen a tanto dolor surgen una y otra vez, no sólo en esta vida sino en muchas más; nos damos cuenta, entonces, de que debemos tratar de modificar esta situación lo antes posible. Si reconocemos todo lo que tenemos en común con los demás surge un sentimiento de compasión y ya no tratamos a los otros con tanta indiferencia. Nos resulta más fácil comprender sus problemas.

Más en Budismo
Borobudur

Joya Budista Patrimonio de la Humanidad (Unesco, 1991) El así llamado Templo de Borobudur, o...

De Auschwitz a Nagasaki

Caminata por la Paz Entrevista a Mónica Oportot, participante en esta caminata. En agosto de...

Cerrar